Radiolatitudsur Noticias

Información, novedades,

¿Antes y Después? por Marcelo Elías

Los llamados al diálogo, de donde provengan, tienen un valor en sí mismo.

Las negociaciones, más allá de protagonistas y contenidos, son una herramienta.
La tolerancia, una virtud. La diversidad, enriquecedora.
Los consensos, por trabajosos que resulten, son deseables, útiles, constructivos.
Lo dicho viene a cuento en principio por la carta enviada por el ex Presidente Raúl Alfonsín a la Presidente de la Nación; el llamado al diálogo realizado por el Episcopado; el intento de mediación de Carlos Reutemann; la convocatoria del Defensor del Pueblo de la Nación y hasta el llamado a una ronda de diálogo político por parte del Gobernador Scioli, horas antes de salirse del circuito del buen gusto y caer en la banquina de lo ordinario.

Distintos actores que podrían si se quiere ser sospechados de especulaciones políticas, pero seguramente no de haber coordinado sus movimientos para intentar emboscar al gobierno.

Todos coinciden sí, en la necesidad de crear un espacio pacífico para la negociación, todos predispuestos a tolerar a los otros, todos orientados a sacar provecho de la diversidad a favor del interés general, todos supuestamente orientados al consenso como meta.

Al otro lado de la calle el gobierno, o mejor dicho la pareja gobernante, refugiados en la fortaleza del monólogo, cubiertos en las trincheras de la intolerancia, parapetados en las zanjas de la uniformidad; disparando metralla contra cualquier construcción de consenso; derribando cualquier edificio de diálogo, cargando a mansalva contra cualquier atisbo de diferencias.

Siguen confundiendo autoridad con autoritarismo, mayoría con hegemonía, ceder con debilidad, diálogo con entrega e intransigencia con fortaleza y fortaleza con autoridad. Sus códigos de intercambio son los de guerra, se gana todo o se pierde todo, se mata o se muere.

Encerrado en el templo del dogma con aires teológicos, autoproclamado como el sacerdote supremo de su propio culto y con Cristina falsamente colocada en el lugar de la adoración, el Ex barrió en estos 89 días de conflicto agropecuario casi toda expectativa, ilusión o esperanza generada por la llegada de su favorecida.

Si eso fuera todo, si el costo político que seguramente le cobrará el turno electoral del 2009 fuera todo el perjuicio, quienes no pertenecemos a esta secta pingüina deberíamos estar tranquilos y hasta contentos.

El tema, como ya lo hemos planteado, es que perdemos mercados internacionales, no tenemos acceso al crédito salvo en la usura chavista, la inflación nos pega cotidianamente, el desabastecimiento gana las góndolas, la pobreza se extiende, los problemas energéticos, el transporte, la seguridad, la educación, la salud, nos demandan políticas, planes, programas, un sistema institucional que funcione y un gobierno que diseñe y ejecute, una oposición que controle y proponga.

Nada es posible por ahora si quien tiene la responsabilidad de encabezar el Poder Ejecutivo no cumple su función, si en el Parlamento el oficialismo confunde mayoría con uniformidad, si el ejercicio real del poder habita no ya en Puerto Madero, Olivos o Matheu; sino en la humanidad destemplada, alterada, perturbada, de quien no está capacitado para cumplir siquiera su propio plan. Ese que le dejaba el gobierno y el ejercicio del poder a Cristina, para corregir y mejorar, para oxigenar con cambios de caras, para introducir cambios institucionales, recuperar lugares en el mundo, etc. Aquello del “cambio dentro del cambio” tan proclamado.

En tanto y por fortuna, las entidades del campo han decidido suspender el paro y hacen esfuerzos junto a dirigentes de los denominados autoconvocados para esquivar las provocaciones de la tribuna oficialista.

El Defensor del Pueblo tiene por delante una tarea ímproba y la justicia puede convertirse en el escenario de un pleito que más allá de sus contenidos políticos puede destrabarse en parte por el camino judicial.

Nota: Este artículo fue escrito en la noche del domingo, como se ve a pesar del Show en cadena de Cristina con Decreto 904 incluido lamentablemente guarda vigencia.

Autor/Fuente: Marcelo Elías

Anuncios

junio 11, 2008 - Posted by | Argentina, Interés General, Opinión, Politicas

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: